La personalidad del amo influye en el carácter del perro

Labrador Mirando el Amo

En entradas anteriores nos hemos ocupado del carácter de estos magníficos perros. Hoy profundizaremos sobre el tema, pero desde otro punto de vista: ¿cuánto influye en la conducta de estos animales, el carácter y personalidad de su dueño?

Los labradores pertenecen a una raza de gran lealtad, inteligente y cariñosa. Criados en franco contacto con los seres humanos, resultan mascotas de innmejorable humor y permanente compañía. Es proverbial su buena predisposición al juego, su afecto por los niños y su excelente desempeño como guardianes.

Si tu interés es entrenar a tu labrador debes recordar que el primer ejercicio importante es el que se destina a que aprenda a reconocer y obedecer la voz de su amo. Esto se logra con palabras firmes pero amables, sin regaños extremos ni gritos exagerados. Los expertos aseguran que se obtienen más y mejores resultados si las órdenes son claras y breves y provienen de un tono de voz que no supere los decibeles de una conversación normal.

Muy astutos e inteligentes, aprenderán con facilidad todo cuanto les enseñes… lo bueno y lo malo. Por eso es fundamental ser cauto a la hora de enseñarle juegos o “travesuras” pues las recordará toda su vida y será muy difícil quitárselas después. Cuando cachorros son sumamente activos y podrían llegar a fastidiar bastante con su afición por los objetos móviles, correteando todo cuanto pase dentro de su campo visual. Aprovecha este interés por los objetos para enseñarle a identificar claramente uno de otros y de a poco dejar en su personalidad consignas claras y precisas sobre cómo actuar en cada caso. Por ejemplo: no romper los juguetes de los niños, no destruir el jardín, etc… Verás con cuánta facilidad recuerda lo enseñado.

En cuanto al dueño, también es importante que posea la personalidad adecuada para llevar adelante una relación afectiva con un labrador. Su carácter debe ser cordial, amable, predispuesto al juego y las caricias. Está comprobado que un perro criado junto a una persona poco sociable o demostrativa, se volverá huraño, desconfiado y hasta destructivo.

Son animales ideales como lazarillos para ciegos por la entrañable relación que son capaces de entablar con su amo. No responden a tratos violentos, ni castigos severos. Siempre será preferible que premies sus logros en vez de castigar sus errores. Con firmeza, amabilidad y por sobre todas las cosas, con gran respeto, obtendrás de tu labrador el magnífico compañero que puede llegar a ser.

Etiquetas: , , , , , , , ,

Labrador Retriever, trabajador incansable

Características del Labrador Retriever

En los últimos tiempos, su aparición en populares avisos publicitarios de televisión, le han valido la simpatía del “gran público” y se ha desatado una verdadera moda de estos magníficos ejemplares.
El Labrador Retriever es una raza originaria de las costas de la Península del Labrador, y era comúnmente utilizado por los pescadores de bacalao par recuperar grandes peces que caían al mar luego de ser atrapados.
Su increíble resistencia a los elementos, y su impresionante capacidad de adaptación a cualquier terreno, avalan el prestigio que tiene la raza entre los perros más “trabajadores” del universo canino.
A Inglaterra llegó en la década de 1820 y desde entonces su popularidad ha ido en aumento por sus innegables dotes para el trabajo, la compañía y el juego. Monarcas y nobles de la encumbrada aristocracia inglesa pronto le cedieron un lugar destacado en las cortes europeas.
Pero si como trabajador esforzado y tenaz es un ejemplo, mucho más lo es por su carácter simpático, tierno y estable, características éstas que lo han convertido en la compañía ideal para los más pequeños de la casa.
Su contextura general es fuerte, con un cráneo amplio, al igual que sus costillas y pecho. De miembros fuertes y musculatura notable, es un perro de gran dinamismo y muy activo físicamente.
Posee además un olfato privilegiado y es gran amante del agua. Sus profundos ojos negros denotan una singular vivacidad y una decidida inteligencia que los lleva a captar con facilidad los códigos más complejos de juegos, conducta o trabajo.
Sus mandíbulas fuertes y definidas no resultan amenazantes, aunque su mordida es poderosa, sino que complementan un rostro de facciones puras y de gran expresividad.
Las extremidades del labrador llaman la atención por su resuelta línea y atlética contextura, al igual que sus pies compactos de pisada firme y ágil.
La cola es el sello de personalidad de estos magníficos animales. Es gruesa en el nacimiento y se afina con elegancia hacia el extremo, pero su pelo le otorga una terminación “redondeada” que los especialistas definen como “cola de nutria“.
Su pelo es duro al tacto, pero visualmente aparece compacto y sin flecos.
Los Labradores Retriever de raza pueden obtenerse en colores negro, rubio o chocolate, con sus variantes, y los estándares internacionales admiten una pequeña mancha blanca en el pecho.
El tamaño ideal (a la cruz) es de 57cm para los machos y de 56cm para las hembras.

Alegres, curiosos, laboriosos, compañeros, leales, son algunas de las cualidades que ocupan la larga lista de virtudes que un Labrador Retriever puede ofrecer a sus afortunados amos.

Etiquetas: , , , , , , ,