Cómo prevenir la rabia

La rabia es una enfermedad viral del sistema nervioso central.
La origina un virus que afecta principalmente al cerebro, llegando a él través de los nervios por una herida que el perro se lame, o alguna lesión en la boca.
La enfermedad se contagia de un animal de sangre caliente a otro, a través de mordeduras o del contacto de la saliva infectada con una herida, la incubación es variable, dependiendo de en qué zona del cuerpo se haya infectado, pero no menos a 10 días ni mayor a 4 meses.
La enfermedad se presenta de dos formas:
Furiosa: en esta forma aparece un evidente cambio de carácter, el perro se torna desconfiado, triste e nervioso, que pasa de sólo leve a muy excitado y extremadamente nervioso, con mirada fija de pupilas dilatadas y chorreándose saliva por la boca, luego inicia la parálisis de las extremidades comenzando y evidenciándose al principio por un andar vacilante, y por último ya no logra levantarse. La muerte llega rápidamente.
Muda: en esta forma el cambio de carácter también ocurre, se vuelve hosco comenzando a refugiarse en lugares oscuros y alejados, o, muchas veces sucede, que busca alterado la compañía de su dueño. La parálisis es progresiva y el animal muere a los 2 ó 3 días.
Como forma de prevenir esta espantosa enfermedad nunca salga con su perro Labrador sin correa y evite las peleas donde otros perros puedan morderlo.
Tener la casa, el jardín y el barrio libres de roedores también es buena prevención ya que son unos de los principales transmisores de la rabia.
Es imprescindible también la vacunación periódica contra la rabia ya que, existiendo esta maravillosa prevención, no existe motivo para dejar padecer a nuestra mascota tan espantosa muerte.
La rabia también afecta a los seres humanos, así que vacune a su Labrador y estará protegiendo a su fiel mascota y a toda la familia.

perros-labrador

La rabia es una enfermedad viral del sistema nervioso central.

La origina un virus que afecta principalmente al cerebro, llegando a él través de los nervios por una herida que el perro se lame, o alguna lesión en la boca.

La enfermedad se contagia de un animal de sangre caliente a otro, a través de mordeduras o del contacto de la saliva infectada con una herida, la incubación es variable, dependiendo de en qué zona del cuerpo se haya infectado, pero no menos a 10 días ni mayor a 4 meses.

La enfermedad se presenta de dos formas:

  1. Furiosa: en esta forma aparece un evidente cambio de carácter, el perro se torna desconfiado, triste e nervioso, que pasa de sólo leve a muy excitado y extremadamente nervioso, con mirada fija de pupilas dilatadas y chorreándose saliva por la boca, luego inicia la parálisis de las extremidades comenzando y evidenciándose al principio por un andar vacilante, y por último ya no logra levantarse. La muerte llega rápidamente.
  2. Muda: en esta forma el cambio de carácter también ocurre, se vuelve hosco comenzando a refugiarse en lugares oscuros y alejados, o, muchas veces sucede, que busca alterado la compañía de su dueño. La parálisis es progresiva y el animal muere a los 2 ó 3 días.

Como forma de prevenir esta espantosa enfermedad nunca salga con su perro Labrador sin correa y evite las peleas donde otros perros puedan morderlo.

Tener la casa, el jardín y el barrio libres de roedores también es buena prevención ya que son unos de los principales transmisores de la rabia.

Es imprescindible también la vacunación periódica contra la rabia ya que, existiendo esta maravillosa prevención, no existe motivo para dejar padecer a nuestra mascota tan espantosa muerte.

La rabia también afecta a los seres humanos, así que vacune a su Labrador y estará protegiendo a su fiel mascota y a toda la familia.

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Plan de vacunación

 

cachorrito labrador

cachorrito labrador

Vacunar a nuestros cachorritos labradores es importante para prevenirlos y protegerlos de enfermedades e infecciones.

De la misma forma en que vacunamos a nuestros niños es que debemos vacunar a nuestras mascotas y así, además de proteger su salud en particular, estaremos cuidando de la salud de toda la familia.

Otra acción que cuida a toda la familia previniendo enfermedades en nuestro Labrador, es la cura y prevención de parásitos, externa e interna.

Volviendo al tema de la vacunación es responsabilidad del dueño prevenir y mantener en salud a  su mascota, y debe consultar al veterinario por planes de vacunación alternativos, ya que dependiendo de la incidencia de las enfermedades en cada zona, se puede reformular el calendario habitual de vacunación.

La s vacunas son preparados biológicos de inmunización que actúan previniendo y ayudando al cuerpo a generar defensas contra las enfermedades.

Te acercamos ahora un calendario de vacunación normal, consulta a tu veterinario si es correcto en tu zona o debes reforzar alguna vacuna en especial.

Cuidar la salud de uno es cuidar la salud de todos.

 

calendario de vacunación para labradores

calendario de vacunación para labradores

Etiquetas: , ,

Más vacunas, mejores defensas

Son muchos los aspectos que puedes considerar para mantener la salud de tu labrador en óptimas condiciones, pero sin dudas uno de los más importantes es ajustarse estrictamente al calendario de vacunación.

Las vacunas específicas para esta raza han denotado un importante crecimiento en los últimos años y todos podemos aprovechar los avances de la tecnología biológica aplicada a nuestras mascotas.

Recordemos que las vacunas son compuestos bióticos inmunizantes cuya presencia en el organismo estimula la capacidad natural de defensa frente a agentes patógenos como virus, bacterias y posibles infecciones.

El plan de vacunación de esta raza debe iniciarse a los 42 días de vida y luego periódicamente cada 25 días (promedio) para complementar las primeras tres o cuatro dosis.

Entre las primeras vacunas que debes aplicarle a tu labrador está la llamada Séxtuple u Octuple, según te recomiende el veterinario y cuya finalidad es prevenir contra parvovirus, distémper, hepatitis infecciosa canina, parainfluenza, coronavirus, entre otras enfermedades.

Cuando el animal cumple los seis meses ya está en condiciones de recibir la primera dosis de la conocida vacuna antirrábica que se repite al cumplir un año de edad.

Estas tres vacunas (séxtuple, óctuple y antirrábica) deben ser aplicadas al menos una vez al año para que tu mascota mantenga elevadas sus defensas orgánicas.

Algunas vacunas pueden provocar efectos secundarios que debes conocer para no alarmarte y recuerda que ante cualquier duda, un profesional veterinario será la persona más apta para atender la salud de tu labrador.

Aquí te dejamos un sencillo cronograma de vacunación de recordatorio:

Calendario de vacunación de mi cachorro
Etiquetas: , , , , , , ,