La personalidad del amo influye en el carácter del perro

Labrador Mirando el Amo

En entradas anteriores nos hemos ocupado del carácter de estos magníficos perros. Hoy profundizaremos sobre el tema, pero desde otro punto de vista: ¿cuánto influye en la conducta de estos animales, el carácter y personalidad de su dueño?

Los labradores pertenecen a una raza de gran lealtad, inteligente y cariñosa. Criados en franco contacto con los seres humanos, resultan mascotas de innmejorable humor y permanente compañía. Es proverbial su buena predisposición al juego, su afecto por los niños y su excelente desempeño como guardianes.

Si tu interés es entrenar a tu labrador debes recordar que el primer ejercicio importante es el que se destina a que aprenda a reconocer y obedecer la voz de su amo. Esto se logra con palabras firmes pero amables, sin regaños extremos ni gritos exagerados. Los expertos aseguran que se obtienen más y mejores resultados si las órdenes son claras y breves y provienen de un tono de voz que no supere los decibeles de una conversación normal.

Muy astutos e inteligentes, aprenderán con facilidad todo cuanto les enseñes… lo bueno y lo malo. Por eso es fundamental ser cauto a la hora de enseñarle juegos o “travesuras” pues las recordará toda su vida y será muy difícil quitárselas después. Cuando cachorros son sumamente activos y podrían llegar a fastidiar bastante con su afición por los objetos móviles, correteando todo cuanto pase dentro de su campo visual. Aprovecha este interés por los objetos para enseñarle a identificar claramente uno de otros y de a poco dejar en su personalidad consignas claras y precisas sobre cómo actuar en cada caso. Por ejemplo: no romper los juguetes de los niños, no destruir el jardín, etc… Verás con cuánta facilidad recuerda lo enseñado.

En cuanto al dueño, también es importante que posea la personalidad adecuada para llevar adelante una relación afectiva con un labrador. Su carácter debe ser cordial, amable, predispuesto al juego y las caricias. Está comprobado que un perro criado junto a una persona poco sociable o demostrativa, se volverá huraño, desconfiado y hasta destructivo.

Son animales ideales como lazarillos para ciegos por la entrañable relación que son capaces de entablar con su amo. No responden a tratos violentos, ni castigos severos. Siempre será preferible que premies sus logros en vez de castigar sus errores. Con firmeza, amabilidad y por sobre todas las cosas, con gran respeto, obtendrás de tu labrador el magnífico compañero que puede llegar a ser.

Etiquetas: , , , , , , , ,

¿Qué tipo de cuidados requiere un labrador?

Tipos de cuidados que requiere un labrador

l carácter alegre y afable de un labrador contagia a todos los habitantes de la casa. Su simpatía y lealtad están presentes a toda hora y los niños disfrutan enormemente de su compañía y juegos.

Pero al igual que cualquier otra mascota requiere de cuidados específicos, que en el caso de los labradores no son tantos, pero que revisten especial importancia para su salud. Podríamos clasificar estos cuidados en dos grandes aspectos: físicos y psicológicos

Ejercicio: la magnífica masa muscular que convierte a los labradores en perros de gran resistencia requiere de una actividad física constantes, programada y adecuada a fin de mantener tonificados los principales grupos musculares y las articulaciones saludables. El ejercicio también favorece la oxigenación sanguínea y la revitalización arterial.

La actividad física con un labrador puede ser además muy placentera tanto para el perro como para su dueño, pues si lo haces en forma de juego, tu mascota disfrutará correr libremente en interacción contigo; si en cambio prefieres proveerle de ejercicio mediante una caminata compartida, su gran resistencia le permitirá caminar a tu lado durante el tiempo que tú decidas y por cualquier tipo de terreno.

Alimentación: tanto el tipo de alimento como la carga calórica diaria, deberán estar en relación al tipo de trabajo o desgaste físico que tu perro realice. Para los ejemplares adultos las raciones están estimadas entre las 1450 y 1650 Kcal (kilocalorías). Recuerda que en el mercado puedes adquirir alimentos específicos para la raza que lo mantendrán saludable y bien nutrido.

Pelo: su pelo corto y fuerte no requiere demasiados cuidados. Un cepillado diario mantendrá su pelo brillante y libre de polvo. El tipo de alimentación que le brindes también será decisivo para que su pelo luzca sano y fuerte.

Cuidados psicológicos:

El labrador es una raza de gran sensibilidad psicológica. Leales, alegres y obedientes, pueden llegar a sentir gran tristeza frente a una reprimenda demasiado severa. Es importante comunicarse con ellos de manera firme pero amable y prodigarle diariamente unos minutos de atención y caricias que fortalecerán enormemente la relación y su confianza.

Etiquetas: , , , , , , , , , ,