¿Por qué elegir un Labrador?

Labrador

Cuando decidimos adoptar una mascota es recomendable investigar un poco sobre razas y sus características para saber cuál será el más indicado para nosotros. Es importante conocer cuál será la función del perro que adoptemos. Si nuestra decisión es incorporar un nuevo integrante a la familia, sin dudas el Labrador es una de las razas más indicadas. Su temperamento equilibrado y su facilidad por complacer a sus amos.

El Labrador es el perro más adecuado para la convivencia con niños. Además, no es una raza que necesite de grandes cuidados o atenciones especiales para crecer sanamente. Es una raza fuerte, que podrá desenvolverse correctamente con el cariño de la familia.

labrador

Seguramente se preguntará si es mejor una hembra o un macho. Las hembras pueden ocasionar algunos problemas en su período de celo. Sin embargo, para quienes buscan un perro de compañía una hembra es mucho más recomendable. Es dulce, amante del hogar y no le interesa vagabundear como al macho cuando es joven.

Otro punto que interesa al elegir una mascota es el color del manto. El Labrador puede ser de tres colores diferentes: negro, amarillo y chocolate. Esta elección no variará en nada el temperamento o las características del perro por lo que será una simple cuestión de preferencias y gustos individuales. El Labrador de color amarillo aparentemente es el más elegido. Esto puede deberse a que su rostro es más visible por su color claro. Si el perro presenta otros colores no es un Labrador. No obstante pueden aparecer alteraciones genéticas como por ejemplo manchas amarillas en un Labrador negro. En estos casos seguramente existió algún antecesor con estas características.

Etiquetas: , , , ,

El color perfecto

Estoy seguro que tu labrador es el “perfecto” para ti, y que ocupa en tu familia un lugar de cariño indiscutido. Sin embargo, si deseas presentarlo en un torneo de razas o si deseas tener un perro que responda a las altas (altísimas) exigencias de las organizaciones cinéfilas internacionales, hay algunos (muchos) detalles que debes conocer.

Para ello es necesario que convengamos sobre las distintas zonas del animal que habremos de identificar en futuras entradas. Por eso dejo aquí una imagen extremadamente clarificadora sobre esa nomenclatura internacional.

  1. Nariz o trufa
  2. Hocico o Testuz
  3. Belfos
  4. Ojo
  5. Boca
  6. Stop
  7. Cráneo
  8. Carrillos o maseteros
  9. Oreja
  10. Cuello
  11. Quilla o Punta de Esternón
  12. Cruz
  13. Hombro
  14. Húmero
  15. Brazo
  16. Codo
  17. Antebrazo
  18. Carpo
  19. Maro
  20. Uñas
  21. Pecho
  22. Espalda o línea superior
  23. Lomo
  24. Grupa
  25. Costillar
  26. Flanco
  27. Ingle
  28. Prepucio
  29. Testículos
  30. Inserción de Cola
  31. Cola
  32. Punta de la Cola
  33. Isquión
  34. Muslo
  35. Rodilla
  36. Pierna
  37. Corvejón
  38. Tarso
  39. Vientre o línea inferior
  40. Pulpejos o almohadillas

¿Existe el labrador “ideal”? Sí, definitivamente sí, y es aquel que responde a las siguientes características:

Color: los colores oficialmente aceptados para labradores Retriever de pedigree reconocido son el negro, amarillo y chocolate. Cualquier otro color, o combinación de colores implica la no aceptación oficial del ejemplar como exponente puro de la raza. Puede admitirse una pequeña mancha blanca en el pecho (aunque no es deseable).

El color negro debe ser 100% negro, profundo y brillante; el amarillo considera la gama que abarca desde el rojo zorro hasta el color crema claro; el chocolate puede variar en profundidad pero en todos los casos debe estar libre de manchas o zonas de diferente color.

Como ves, poseer un ejemplar que responda al estándar internacional no sólo no es sencillo, sino que además requiere un ojo entrenado capaz de detectar la más mínima imperfección. Pero insisto, echa una mirada al labrador que juega con tus niños, ¿no es perfecto para ti?

Fuente: Rollmar Retriever

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,