¿Qué tipo de cuidados requiere un labrador?

Tipos de cuidados que requiere un labrador

l carácter alegre y afable de un labrador contagia a todos los habitantes de la casa. Su simpatía y lealtad están presentes a toda hora y los niños disfrutan enormemente de su compañía y juegos.

Pero al igual que cualquier otra mascota requiere de cuidados específicos, que en el caso de los labradores no son tantos, pero que revisten especial importancia para su salud. Podríamos clasificar estos cuidados en dos grandes aspectos: físicos y psicológicos

Ejercicio: la magnífica masa muscular que convierte a los labradores en perros de gran resistencia requiere de una actividad física constantes, programada y adecuada a fin de mantener tonificados los principales grupos musculares y las articulaciones saludables. El ejercicio también favorece la oxigenación sanguínea y la revitalización arterial.

La actividad física con un labrador puede ser además muy placentera tanto para el perro como para su dueño, pues si lo haces en forma de juego, tu mascota disfrutará correr libremente en interacción contigo; si en cambio prefieres proveerle de ejercicio mediante una caminata compartida, su gran resistencia le permitirá caminar a tu lado durante el tiempo que tú decidas y por cualquier tipo de terreno.

Alimentación: tanto el tipo de alimento como la carga calórica diaria, deberán estar en relación al tipo de trabajo o desgaste físico que tu perro realice. Para los ejemplares adultos las raciones están estimadas entre las 1450 y 1650 Kcal (kilocalorías). Recuerda que en el mercado puedes adquirir alimentos específicos para la raza que lo mantendrán saludable y bien nutrido.

Pelo: su pelo corto y fuerte no requiere demasiados cuidados. Un cepillado diario mantendrá su pelo brillante y libre de polvo. El tipo de alimentación que le brindes también será decisivo para que su pelo luzca sano y fuerte.

Cuidados psicológicos:

El labrador es una raza de gran sensibilidad psicológica. Leales, alegres y obedientes, pueden llegar a sentir gran tristeza frente a una reprimenda demasiado severa. Es importante comunicarse con ellos de manera firme pero amable y prodigarle diariamente unos minutos de atención y caricias que fortalecerán enormemente la relación y su confianza.

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Ejercitación y buena alimentación, las claves de la salud

Si debemos ser honestos esta raza no es la más indicada como mascota para personas que viven en pequeños apartamentos en la ciudad, a menos que tengas la disciplina y la constancia para proveerle a tu labrador de al menos 60 minutos diarios de ejercicio.

Su gran resistencia física y su sólida estructura muscular requieren de una caminata cotidiana y de una cantidad apropiada de actividad física para mantenerse saludable y fuerte. Un parque cercano, un paseo por la zona, resultan imprescindibles para que el perro desgaste la energía acumulada y no desarrolle sobrepeso.

En cuanto a su alimentación lo adecuado es por adquirir productos balanceados en tiendas especializadas y por supuesto escoger la calidad de marcas reconocidas. En caso que el perro estuviera cumpliendo indicaciones o tratamiento médico, será preciso proveerle de alimento preparado específicamente para su afección y por el término que el veterinario lo indique.

Lo más adecuado es alimentarlo dos veces por día, y en ningún caso debe estar “siempre disponible”. Cuando dejamos alimento para que sea consumido cuando el animal lo desee, es común perder de vista las cantidades ingeridas y por consiguiente se corre el riesgo de que consuma más calorías de las recomendadas.

El agua en cambio, debe estar a su disposición de manera constante y ser fresca y limpia, pues como resultado de su energía y actividad se mostrará sediento durante gran parte de la jornada.

Recuerda que estos son lineamientos generales sobre el ejercicio físico recomendado y el tipo de alimentación que puedas brindarle a tu labrador, pero en ningún caso reemplazarán los consejos profesionales de tu veterinario de confianza.

Etiquetas: , , , , , , , , , ,