La llegada de un Labrador a la familia

Cuando llega un cachorro al hogar, todos, especialmente si hay niños, están muy felices. Un perro es un integrante más de una familia, y como tal necesita de cuidados y atenciones muy importantes para su crecimiento.

Antes de la llegada del cachorro, es recomendable reunir a toda la familia y conversar sobre cómo será la crianza de esta nueva mascota. Es importante estar de acuerdo en todo lo que involucre a la educación del cachorro para que crezca de la mejor manera. Sería negativo para el nuevo integrante recibir órdenes contradictorias porque podría confundirlo y dificultar su aprendizaje.

El nombre es aconsejable que sea corto y firme para que pueda reconocerlo más rápidamente. Por estos motivos, se recomienda acordar qué cosas tendrá permitidas y cuáles no; dónde realizará sus deposiciones; cuál será el espacio para dormir, que debe ser diferente a los de alimentación y evacuación; quién será el que se encargue de su educación mayormente; cómo se organizarán sus momentos de juego, descanso, sueño y comida; qué juguetes tendrá permitidos y en qué momentos, lo ideal son los huesos de cuero comestible, pelotas de tenis y sogas trenzadas; elegir un veterinario de confianza. Todos estos consejos son importantes y son muy útiles para disfrutar de nuestra mascota al máximo y poder ofrecerle todo el amor de la mejor manera.

Algunas cosas que deben evitarse son los gritos, juegos peligrosos, castigos físicos, dejarlo solo en la casa sin la protección necesaria, entre otras. Cuando se reta al perro, es importante decir su nombre para que pueda relacionarlo con lo que sucedió.

Etiquetas: , , , , ,