Llegó nuestro cachorro Labrador

Cuando nuestro cachorro llega al hogar, es común que le tome un tiempo adaptarse correctamente, y como todo cachorro necesitará de todo nuestro amor y paciencia. Es normal que quiera morder todas las cosas, que no le guste su cama y duerma en cualquier lado o que se despierte a las tres o cuatro de la mañana y quiere que juguemos con él. Todas estas cuestiones sólo requieren de un poco de tiempo y cariño de parte de su dueño para que cambie su conducta.

Los perros muy pequeños necesitan de atención constante para poder ser educados. Para poder comenzar con su educación nuestro cachorro necesita un corral. Este corral será el lugar dónde dormirá y jugará. Puede ser una caja lo suficientemente grande para que quepa cuando crezca.

Luego de cada comida es fundamental llevarlo afuera para que juegue y pueda hacer sus necesidades fuera de la casa. Luego, el cachorro necesita dormir y cuando se despierte deberás llevarlo afuera nuevamente. De a poco el cachorro incorporará esta rutina y creará un hábito.

Es aconsejable comprarle huesos de cuero para que muerda. No obstante, al morderlo puede ir al estómago y comer menos, por lo que es importante vigilar este asunto. Además, sus dientes crecerán y podría romperlo, por eso es necesario ser muy cuidadoso.

Tomando todos los consejos de tu veterinario, tu cachorro crecerá sanamente y con todo el amor que su dueño tiene para ofrecerle será sin lugar a dudas, un cachorro muy feliz.

Etiquetas: , , , , ,

El más cariñoso con los niños

Nuestro Labrador es un perro inteligente, con gran entusiasmo y energía. Es por ello que si no está entrenado y no recibe el estímulo que necesita puede aburrirse y ser inmanejable.

No es un perro agresivo, puede llegar a ladrar para dar aviso, pero su amor incondicional a todos los seres humanos  abarca también a los posibles ladrones así que nunca llegará a la agresión.

Por su gran entusiasmo y cariño los Labradores necesitan tener un objeto y una descarga, es por ello que son muy felices cuando hay niños en la casa con quienes jugar, cuidar y a quienes alcanzar objetos.

El Labrador necesita ejercitarse y gastar energía ya que al ser un perro de caza y cobrador, su  físico está adaptado a esa tarea, que es muy demandante, o sea que le sobrará energía que puede volcar en destruir todo a su paso.

Su exceso de energía se soluciona ejercitándolo, el entrenamiento con él es muy sencillo dado su carácter sociable, y la cantidad de amor que recibe y brinda a los niños lo tendrá equilibrado y feliz.

Y como ama comer, el ejercicio diario lo mantendrá alejado de la obesidad y en equilibrio y salud.

Esta es la simple receta de la felicidad de un Labradorentrenamiento, comida, ejercicio y amor.

Etiquetas: , , , , ,