Labrador al rescate

Los Labradores, como buenos perros de agua, gustan de los deportes en el mar, el río, la laguna o la piscina, y pueden ser fácilmente entrenados para salvataje.

El trabajo de lograr obediencia con un Labrador es tarea fácil, ya que se encuentra siempre bien dispuesto para el aprendizaje, y si de agua se trata mucho más, ya que adora meterse en ella y tratará de hacerlo incluso en su cuenco de beber…

Es por ello que este medio es muy bueno para lograr una relación más cercana y la obediencia, a través de juegos y prácticas acuáticas, y ya que nada por instinto no es necesario enseñarle esto.

Aprender a ser salvavidas, va perfectamente con su carácter: buen compañero, obediente y solidario, no dudará en meterse al agua para sacar a alguna persona que pide su ayuda.

Y pasar la tarde jugando con él en la piscina le sirve a modo de ejercicio, que le es tan necesario, para evitar la obesidad y otros problemas de los labradores sedentarios.

En verano, puedes obviar sacarlo a caminar si tienes oportunidad de meterlo al agua, y él estará mucho más feliz con esta mojada opción.

Su doble pelaje lo ayuda a mantenerse seco y tibio, por ello no le importa te encuentras pescando en un río muy frío, le encantará meterse y darse un chapuzón igual. Por lo cual es también muy buen compañero a la hora de salir de paseo por el bosque o el mar.

Los Labradores, amistosos y cordiales, son muy buenos compañeros de juego y para la vida, trata de compartir buenos momentos, como el que aparece en el video, con tu hermoso labrador, que lo disfrutará mucho él… y toda tu familia.

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Ejercitación y buena alimentación, las claves de la salud

Si debemos ser honestos esta raza no es la más indicada como mascota para personas que viven en pequeños apartamentos en la ciudad, a menos que tengas la disciplina y la constancia para proveerle a tu labrador de al menos 60 minutos diarios de ejercicio.

Su gran resistencia física y su sólida estructura muscular requieren de una caminata cotidiana y de una cantidad apropiada de actividad física para mantenerse saludable y fuerte. Un parque cercano, un paseo por la zona, resultan imprescindibles para que el perro desgaste la energía acumulada y no desarrolle sobrepeso.

En cuanto a su alimentación lo adecuado es por adquirir productos balanceados en tiendas especializadas y por supuesto escoger la calidad de marcas reconocidas. En caso que el perro estuviera cumpliendo indicaciones o tratamiento médico, será preciso proveerle de alimento preparado específicamente para su afección y por el término que el veterinario lo indique.

Lo más adecuado es alimentarlo dos veces por día, y en ningún caso debe estar “siempre disponible”. Cuando dejamos alimento para que sea consumido cuando el animal lo desee, es común perder de vista las cantidades ingeridas y por consiguiente se corre el riesgo de que consuma más calorías de las recomendadas.

El agua en cambio, debe estar a su disposición de manera constante y ser fresca y limpia, pues como resultado de su energía y actividad se mostrará sediento durante gran parte de la jornada.

Recuerda que estos son lineamientos generales sobre el ejercicio físico recomendado y el tipo de alimentación que puedas brindarle a tu labrador, pero en ningún caso reemplazarán los consejos profesionales de tu veterinario de confianza.

Etiquetas: , , , , , , , , , ,